lunes, 14 de mayo de 2012

Señora




Señora, según dicen ya Usted tiene otro amante.

Lástima que la prisa nunca sea elegante.vida sin haber sido esposa
Yo se que no es frecuente que una mujer hermosa se resigne a ser 
ni pretendo tampoco discutirle el derecho,
 de compratir sus penas, sus goces y su lecho.
Pero el amor, Señora, cuando llega al olvido
también tiene el derecho de un final distinguido.

Perdóname de nuevo si te digo estas cosas,
pero ni los rosales dan solamente rosas, 
y no digo estas cosas por ti, ni por mi
sino por los amores que terminana así.
Pero ves Señora que diferencia había,
entre tu que llorabas y yo que te sonreía,
pues nuestro amor concluye con finales diversos
tu besando a otro, y yo
escribiendo estos versos.

Manuel Arancibia
pintura: Jack Vettriano


1 comentario:

  1. EXCELENTE!!!
    FELICITACIONES!!!

    Lamentablemente no me deja ver la ilustración.

    Saludos.

    ResponderEliminar