sábado, 20 de noviembre de 2010

El Naranjo

                                                                   

Con sus hojas verdes
como adornando el campo de invierno
brota su fruto dulce y anaranjado
habrá pasado 
días escuchando
el canto de lo spajaritos anidando.

Quiero imaginar el sonido
del agua del canal corriendo por una acequia
cruzando siembras y pastizales
hasta llegar a los pies de los frutales
y a los matorrales donde anida el zorzal

Su fruto también tuvo que volar, dejar 
el amado campo y emprender el viaje.
Hoy está aquí y no la quiero pelar
solo pienso en el destino
que nos trajo al mismo lugar.

José Luis Marambio 


pintura:Nancy  Paris Pruden

2 comentarios:

  1. Se percibe el sabor, el color, la consistencia de la fruta.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bello poema, José Luis! Te felicito.

    Es un placer leerte.
    Un abrazo.
    Juan Antonio

    ResponderEliminar