miércoles, 3 de noviembre de 2010

CAMBIANDO EL JUEGO





Los veo escribiendo, saben estar en silencio después de tantos años. Ya no queda rebelión, algunos están viejos y llevan la prisión en los huesos, otros son aún jóvenes pero deben servir largas condenas o pasar el resto de su vida encarcelados. En estos años haciendo clases en la cárcel, he buscado cientos de palabras. A veces he encontrado algunas que han hecho reír, o que tal vez han restaurado algo de dignidad o brindado algún consuelo, tal vez alguna ha contribuido a la toma de conciencia,  ¿pero al sentido de vida… a la esperanza? Me he ido resignando a que la esperanza no se educa, y que solo nace espontánea cuando hay algo que no sé precisar, que toca un conducto misterioso  que  transforma al hombre, y lo convierte, por un instante o para siempre,  en un ser con un sentido y un camino. 

Estaba pensando en esto, cuando recibí el correo de un amigo proponiendo re encantar la política. Re encantar la política…¡cómo no estar de acuerdo!, sin embargo y para mi sorpresa, me vi respondiéndole que yo ya no puedo, que lamentablemente solo se jugar en el “área chica” y que por lo mismo… “¡Voy a formar una liga de fútbol para los hijos de los presos!”                                                              
Partí a la cárcel y les dije a mis alumnos: “Señores, ¡entre todos vamos a armar una escuela de fútbol para sus niños! 

El aire cambió, jamás un verso de Neruda o un soneto de Quevedo vieron semejantes ojos.
                                                                                                             
Y no pararon más…a cuánto  las camisetas, dos pares de zapatos por niño, ¿qué canchas?, ¿cuántos niños tenemos? Necesitamos entrenador, árbitros, transporte, pelotas…       Juan tiene un primo que juega en alguna división del Colo, él puede ser entrenador, y el hijo de Omar puede hacer el acondicionamiento físico, hay que jugar todos los sábados, y en vacaciones dos veces por semana para alegrar el verano y alejar las malas juntas. Donde hay una pelota, me explican, ¡ahí llegan los niños! un niño de tres y otro de un año para la barra, y con un carro rodante donde expenderá los  Hot Dogs para la colación de los campeones -carro que ya sabemos- va a transportar Don Lauro, un vecino de buena voluntad, a cambio de la plata para la bencina. Un “delegado en terreno” está consiguiendo cancha en el Parque  OHiggins, porque la idea, me explican, es que los niños salgan de los barrios y gocen el parque. Ernesto, un ex alumno del taller que ahora tiene una pequeña empresa de taxis con su papá, pone sus dos autos a disposición para lo que sea necesario.
 Por aquí y por allá han ido saliendo unas platas con las que las mamás ya compraron los uniformes. Apareció un pequeño ejército de zapatillas puestas en línea,

A la clase siguiente,  ¡ni pensar en versos! Me entero que consiguieron hablar con el Jefe de Unidad quien los autorizó a entusiasmar a los internos de otros módulos, y que tenemos 22 niños entre ocho y catorce años inscritos a firme,  además de un lote de mamás con la “camiseta puesta”. Denise, por ejemplo, que aporta con un futbolista, con listas para disparar las ilusiones de los niños. De la nada aparecieron el compañerismo, la organización y la solidaridad, que estaban aguardando para convertirse en el canal del amor de esos padres, y en el cauce de su esperanza. ¿Quién nos dice que nuestros niños no van a llegar al Colo,  a la U, al Barcelona o al Bayern München?!...Y los papás...van a saltar alto, se van a hacer un pase en el aire, se van a elevar por sobre los muros y... van a meter el más hermoso gooooool de cabeza!!!












7 comentarios:

  1. Felicito a los organizadores de este maravilloso equipo de futbol,les aseguro que estos niños estarán entre los grandes
    Un abrazo y perseverancia

    ResponderEliminar
  2. Apostando a la esperanza.
    Toda una lección de amor.
    Mi capacidad de asombro es inagotable.

    Fuerza!!! Adelante!!!
    Es un sembrar para cosechar en un futuro más venturoso.

    abrazos desde Argentina.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo18:33

    Lo que ustedes están haciendo es magnífico! Ganan los niños, ganan los padres, gana la familia, gana la sociedad...eso es ganar por goleada!

    Un abrazo,perseveren en su sueño

    Ramón

    ResponderEliminar
  4. Anónimo01:54

    Que buen espiritu! Creo que este es el primer paso de un recorrido que va a dar que hablar. Es ago tall vez unico en el mundo, ojala publiquen Los progresos de Los equipos, como lector de este blog estare pendiente del progreso de estos futuros campeones. Estoy saguro que sera un equipo con una mistica muy especial, y que sus padres les transmitiran a suss hijos Los valores de la amistad, el honor y la camaraderie que se debe dar en el deporte y en la vida,
    Un salad afectuoso y felicitaciones

    Hernan Urrutia

    ResponderEliminar
  5. Benditas tus manos, Andrea!!!

    ResponderEliminar
  6. No puedo dejar de decirte que la escritura vertida en este blog me emocionado increiblemente. Por lo general no comento lo que leo en blogs, pero en esta ocasión no me pude resistir. Mira con unos amigos estamos empezando un trabajo en la cárcel de colina 2. Siento que lo que haces con los compas encarcelados es de suma, suma importancia. Me gustaría felicirlos a todos ustedes, quizás conocerlos, quizas ampliar los lazos que como dices en alguna parte de tu blog, potencie la esperanza en medio de una situación tan dificil.... quizás más que la esperanza lo que han hecho poco a poco sea conquistar una libertad, fugaz, breve, pero a la vez infinita en cada letra.... Quizas, con vuestra escritura ya an logrado que una parte de ustedes vague libremente en medio de nosotros, al lado de quienes les quieren libres. Quizás por un breve instante han emprendido fugas inevitables dentro del corazon de aquellos que los han leido....

    ResponderEliminar
  7. Somebody, gracias por tu precioso comentario que de verdad me ANIMA mucho. No pude dejar un saludo en tu blog, confío en que leas éste. Mi correo: andrea.brandes@yahoo.com
    ¿qué están haciendo en Colina? si tienes un minuto, me cuentas...

    ResponderEliminar