jueves, 6 de mayo de 2010

El Café


La vida, una taza de café

Buscando tiempos que se han ido
tomas un café amargo
su color te encanta
y su aroma te envuelve
en la melancolía

Una taza de café amargo
la comparas con la vida
recuerdas tu primer café amargo,
dices, no me gustó

Otro día, otro café
no sabe como el primero
tiene gusto a melancolía

Otro día, otro café
otra historia
el café ya no es amargo
tiene sabor a vida
vida que hay que vivirla
a sorbos lentos
porque la vida
es como una taza de café
poesía: Manuel

pintura Edward Hopper


EL CAFÉ

Sentado en el café cuentas el día,
el año, no sé qué, cuentas la taza
que bebes yerto; y en tu adiós, la casa
del ojo, muerta, sin color, vacía.

Sentado en el ayer la taza fría
se mueve y mueve, y en la luz escasa
la muerte en traje de francesa pasa
royendo, a solas, la melancolía.

Sentado en el café oyes el río
correr, correr, y el aletazo frío
de no sé qué: tal vez de ese momento.

Y en medio del café queda la taza
vacía, sola, y a través del asa
temblando el viento, nada más, el viento.



poesía: Miguel Arteche

3 comentarios:

  1. Maravilloso... hombre de talento, llegué a sentir entre mis dedos el asa de esa fría taza de café. Y felicitaciones también a quien escogió esa imagen.

    un abrazo en taza de chocolate caliente...

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones a quienes respiran la libertad de la poesía.

    ResponderEliminar