sábado, 23 de marzo de 2013

Se Reparan Almas Y Espíritus



Taller

Bandidos, hampones, pérfidos, olvidados, temerarios
una ola asalmuerada nos vomitó,
en esta playa sola ya lejana
tomados de un tablón de barca
náufragos y asustadizos
llegamos todos, los buenos y los malos
los mediocres y los brillantes
los perdedores y los no tanto...

Alguna vez Norin habrá pensado
que de un malandra saldrían tan hermosos versos?
¿pensará el capitán, que en nosotros florecerían madreselvas?
¡Que importa!
A los centinelas les interesa
cerrar la mampara y mirar los resultados del fútbol.
No saben que crecemos. Que nos modificamos.
Que miramos con nuevo iris,
con edificios construidos desde nuestro interior
reparando lo que estaba destrozado.
Este taller es mi vida.

Claudio Spiniak
pintura: Don Lorenzo Monaco

6 comentarios:

  1. Impactante
    Solo confirma la confianza que tengo en el potencial de cada ser humano para crecer y transformarse desde lo profundo de su alma.

    Cuantos prejuicios debemos derribar , cuanta humildad "nosotros los buenos", debemos desarrollar para poder ver "la mariposa en la oruga", como decía Ourobindo.
    Tu lo haces Andrea, Brava Mujer!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo18:09

    Y que pasa con todas las criaturas inocentes, niños, a los que el destrozó su inocencia y su vida al fin decuentas?
    Quien les da la posibilidad de salir de las tinieblas, quien les da la posibilidad de volver a vivir, quien les da la posibilidad de volver a tener una infancia?

    Una abusada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca un delito se puede reparar. Está la acción y está el daño. El trabajo que realizo en la cárcel, no pretende poner al victimario como víctima, sino remitirlo a su humanidad, y acompañarlo en el camino de apertura a sus emociones. Solo desde ahí, es posible ponerse en el lugar del otro, y tomar consciencia del mal causado. La consecuencia puede ser un arrepentimiento profundo y a su vez doloroso, que si bien en nada altera lo ocurrido en el pasado, si previene delitos futuros y futuras víctimas. Sin ese trabajo interior, lo más probable es que quien cometió delito, vuelva a delinquir.
      Se lo que es el dolor de una víctima, y créame que ahí puedo dar fe, de que es posible ir reconquistando parte de la confianza arrebatada, pero para eso se necesita de un trabajo acompañado, solo no se sale del pozo. Ahí tenemos en Chile un inmenso trabajo pendiente.

      Eliminar
  3. Anónimo22:05

    Los comentarios de Anonimo y la respuesta de Andrea me impactan .Que siente mi corazón cuando leo a Spiniak?... veo algo de humanidad con mezcla de mente mórbida.Es un empezar de un largo camino que solo nunca lo logrará ...por eso lo del Taller me merece el más grande de los aplausos y reconocimiento a Andrea Brandes.
    ncm

    ResponderEliminar
  4. Yo concuerdo plenamente con lo que comenta "anónimo" y me imagino que si yo estuviera en su lugar, probablemente escribiría lo mismo. Pero también comparto plenamente lo que dice la Andrea, y si las víctimas necesitan mucha ayuda para salir adelante, perdonar y tratar (en la medida de lo posible) de reconstruir sus vidas, los victimarios también.

    Sigue adelante Andrea, tú no estás actuando de sacerdote perdonando... no les estás cegando la rabia que tiene la sociedad con ellos, o negando su responsabilidad. Tú les estás llevando un poco de luz, muy necesaria en la CAS.

    ResponderEliminar
  5. Silencio eterno para los criminales sexuales. Reparacion y justicia para los abusados. Quiero oir sus poemas de reconstruccion, no los de una asesino de almas y dignidad.

    ResponderEliminar