viernes, 13 de abril de 2012

Entre Lota y Coronel



Alfredo nació en Lota, en los tiempos en que aún funcionaban las minas de carbón, y la vida se vivía comunitariamente. Los lavaderos de ropa eran comunes; ahí partían las vecinas a lavar, intercambiando historias y recitando versos populares, rodeadas de un montón de chiquillos curiosos, que después, en los días de lluvia, competían recitando, y recibían por premio, berlines y sopaipillas.
Le pedí a Alfredo que escriba lo que recuerda, aquí va un pedazo de patrimonio nacional.



Entre Lota y Coronel

Entre Lota y Coronel
no encontramos ni un petrel
divisamos con armiños
a la vieja de Cousiño.
Un curita me miró
y pecando me encontró
y me dijo que contara
hasta veinte y dos.
En la playa de conchilla
mariscando las chiquillas
los niñitos de calero
van mojao de agüacero,
los mineros del carbón
van marchando a Concepción.
Llevan hambre, llevan pena
¡a cortar con la lesera!
Desde Lota hasta Cañete
no se ven ni tres billertes.
A las viejas deste Lota
la paciencia se le agota.


Azerrín, Azerrán

Azerrín, Azerrán
los mineros del carbón
piden pan, no les dan, piden queso
les dan hueso
ya les cortan el pescuezo.

Azerrín, Azerrán
los mineros del carbón
traen leña de la peña
es de sauce o es de pino
los curaos toman vino

Azerrín, Azarrán
los mineros del carbón,
piden pliego y hasta luego
a la huelga el carbón
agarraos al socavón.

Azerrín, Azerrán
las mineras vienen ya 
y en la calle Libertá
mi papá y mi mamá
se agarraron a patá.


Niños pobres
y pobres niños

Hay niños pobres
y hay pobres niños
que no se miden 
por sus aliños.
Ricos o pobres
lo mismo da,
hay una regla 
de la pobreza
y hay una norma 
de la riqueza
que el trajecito
no puede dar.
¿ves aquel niño?
pobre mendigo
pide limosna
pide un abrigo
es niño pobre
no hay que dudar.
¿Ves aquel otro
que va fumando
que al caminante
va molestando
con un descaro
que da piedad?
Va bien vestido
muy elegante
lleva varita
y calza guante
y no le importa
lo que dirán.
Pues ese chico
tan bien puestito
tan desenvuelto
tan hombrecito
es pobre niño
no dudes ya.
¿Quiénes la norma 
de la riqueza?
¿Quiénes la norma
de la pobreza? 
¡Pues de un vistazo
verla podrías!
Es niño pobre
quien nada tiene
y es pobre niño
quien solo tiene
malas costumbres.
Piensa...y verás.

                                                         Foto: minero tras la faena
                                                           http://treorchy.blogspot.com

2 comentarios:

  1. Bella poesía, si no fuera verdad mis lagrimas caerían, el corazón se me acongoja al leer de mi amado Lota, pero somos hijos de esfuerzo y lo digo con todo derecho mil tragedias nos han azolado pero jamás nos han derrotado, nos han arrancado el pan que nos daba el mineral, nuestra gente vi llorar y comer con amargura, mientras nuestros padres y hermanos aprendían nuevamente a caminar, ya no en la oscuridad como lo hicieron por generaciones, si no en las calles de Santiago perseguidos y amedrentados tan solo por exigir dignidad.
    Acabar con la gente del mineral era la consigna, sepultando nuestra historia, nuestra identidad.
    Pasando por playa blanca, divisaras a la distancia dos torres que emergen desde las entrañas de tierra el Pique Escuela llamado por nuestros abuelos ó pique Alberto por los mineros, sus frentes inestables utilizaba el patrón como cruel castigo al obrero o peón, muchos entierros hubieron sin una flor, mientras la cámara llora su dolor, su casa era desalojada por orden del patrón, y si la mala suerte le acompañaba su hijo por necesidad sacrificaba en los frentes de carbón, allí su niñez perdida escasamente miraba el sol, sus manitos se embrutecieron y su ceño está teñido de carbón, como antes ya no juega a perdido su libertad.

    ResponderEliminar
  2. Bella poesía, si no fuera verdad mis lagrimas caerían, el corazón se me acongoja al leer de mi amado Lota, pero somos hijos de esfuerzo y lo digo con todo derecho mil tragedias nos han azolado pero jamás nos han derrotado, nos han arrancado el pan que nos daba el mineral, nuestra gente vi llorar y comer con amargura, mientras nuestros padres y hermanos aprendían nuevamente a caminar, ya no en la oscuridad como lo hicieron por generaciones, si no en las calles de Santiago perseguidos y amedrentados tan solo por exigir dignidad.
    Acabar con la gente del mineral era la consigna, sepultando nuestra historia, nuestra identidad.
    Pasando por playa blanca, divisaras a la distancia dos torres que emergen desde las entrañas de tierra el Pique Escuela llamado por nuestros abuelos ó pique Alberto por los mineros, sus frentes inestables utilizaba el patrón como cruel castigo al obrero o peón, muchos entierros hubieron sin una flor, mientras la cámara llora su dolor, su casa era desalojada por orden del patrón, y si la mala suerte le acompañaba su hijo por necesidad sacrificaba en los frentes de carbón, allí su niñez perdida escasamente miraba el sol, sus manitos se embrutecieron y su ceño está teñido de carbón, como antes ya no juega a perdido su libertad.

    ResponderEliminar