domingo, 3 de junio de 2012

Querida y Linda Carolina





Después de algún tiempo aprenderás, la diferencia entre dar la mano y socorrer a un alma, y aprenderás que amar no significa apoyarse, y que compañía no siempre significa seguridad.
Comprenderás a aprender que los besos, no significan contratos, ni regalos, ni promesas. Empezarás a ceptar tus derrotas con la cabeza erguida, y la mirada al frente, con la gracia de un niño, y no con la tristeza del un adulto, y aprenderás a construir hoy todos tus caminos, porque el terreno de mañana es incierto para los proyectos, y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío.

Después de un tiempo aprenderás, que el sol quema si te acercas demasiado, aceptarás incluso que las personas buenas puedan herirte alguna vez, y necesitarás perdonarlas. Aprenderás que hablar, puede aliviar los dolores del alma; descubrirás que lleva años construir confianza y segundos destruirla, y que tu también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de tu vida.

Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias, y que no importa que es lo que tienes, sino a quienes tienes en tu vida, y que los buenos amigos son la familia, que nos permitamos elegir.

Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos, si estamos dispuestos a aceptar que los amigos cambian.
Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera, a las personas que más te importan, y por eso, siempre debemos decir a esas personas, que las amamos, porque nunca estaremos seguros si esa será la última vez que la vemos.

Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rode, tienen influencia sobre nosotros, pero nosostros somos los únicos responsables de lo que hacemos, y que no nos debemos comparar con los demás, salvo cuando queramos imitarlos para mejorar.
Descubrirás que se lleva mucho tiempo para ser la persona que quieres ser, y que el tiempo es corto.

Aprenderás que no importa donde llegaste sino donde te diriges, y si no lo sabes, entonces cualquier lugar sirve.
Aprenderás que si no controlas tus actos, ellos te controlarán, y que ser flexible, no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa cuan delicada o frágil sea una situación, siempre existen dos lados.

Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo que era necesario, enfrentando las consecuencias, aprenderás que la paciencia requiere mucha práctica.
Descubrirás que algunas veces, esa persona que esperas que te patee cuando caes, tal vez sea una de las pocas que te ayude a levantar. Aprenderás que hay mucho más de tus padres en ti, de lo que supones.

Madurar tiene más que ver con lo que has aprendido de las experiencias, que con los años vividos.

Tu papá

Miguel Quiroga
pintura: Monet

1 comentario:

  1. Anónimo22:52

    gracias por aserme esto y por enseñarme lo bueno y lo malo de la vida te adoro grcias por todoooo ppi eres el mejor papa de el mundooo

    tu hija : carolina quiroga

    ResponderEliminar