viernes, 9 de noviembre de 2007

Introducción

De los 17 integrantes del taller, 10 están condenados y 7 procesados a la espera de una sentencia.

La condición de imputado es siempre incierta. Implica visitas frecuentes a tribunales, incluso traslados sorpresivos a otros penales. Esto hace que la asistencia al curso de quienes están sometidos a proceso, no sea pareja.
Por lo anterior, ha sido más pertinente plantear cada clase como una unidad en si misma, con un contenido comprensible para quienes no hayan podido participar de algún taller.

El diseño de las clases es simple:
Introducción a un tema, lectura de un texto, un espacio de conversación y, finalmente, la escritura de un poema o relato propio, seguida de su lectura en voz alta.

Los participantes de este taller tienen grados de escolaridad muy distintos. Hay profesionales titulados en Chile y en el extranjero, así como hay hombres que solo tienen cuarto básico. Este hecho ha sido uno de los mayores desafíos al momento de planificar cada clase. ¿Cómo elegir los temas? ¿Qué autores y que obras? ¿Cómo presentar las materias? ¿Cómo estructurar una dinámica interesante?

Otra consideración es la diversidad en los tiempos de condena. Hay participantes que llevan muchos años presos, 23 años, 28 años. Otros que están comenzando una condena larga, y algunos recién encarcelados. Éstos, con frecuencia, están atemorizados y muy sensibles

Afortunadamente ha sido más sencillo de lo que pensé inicialmente, porque la clase, en gran medida, gira en torno a las conversaciones y los trabajos de los propios participantes.
En ocasiones trataré de reproducir estas conversaciones. Son asombrosas.
Su desarrollo depende en parte del estado de ánimo de los miembros del taller, que es variable y contagioso. Éste fluctúa entre la expectación y el nerviosismo, cuando alguno de ellos está postulando a un beneficio carcelario y se acerca el fallo, o el temor, cuando un imputado vislumbra una visita a tribunales, o la alegría de quienes obtienen un beneficio, pero también la desesperación y desesperanza de quienes reciben una sentencia más dura de la esperada, o la denegación de la añorada libertad provisional o la salida dominical

Recoger ese estado de ánimo e intentar potenciarlo cuando es positivo, o transformarlo cuando oprime, ha sido lo más duro, y a la vez, lo más hermoso de este taller.

La publicación de los trabajos cuenta con el conocimiento y la autorización de sus autores.

Dado que la cárcel no permite el acceso a Internet, este blog necesariamente me tendrá a mi de intermediaria, tanto para transcribir lo escrito, como para hacer llegar a los internos, los comentarios que ustedes tengan a bien hacer a sus textos.


Quiero agradecer a la Direccción de la Cárcel de Alta Seguridad, por permitirme hacer el taller, a Pedro Arellano, el haberme invitado a conocer la cárcel, al poeta Raúl Zurita por mostrarme que si muere la poesía se para el mundo y a Gabriel Bunster, que no ha dejado de animarme a escribir.
Agradezco especialmente a Fernando Prieto, dueño de la idea de éste blog, por su consejo generoso y su insistencia en que “las cosas hay que hacerlas pasar”.


PRIMER POEMA

Plegaria

A mi Dios que me creó,
elevo esta plegaria
pidiendo paz a mi mente
y pidiendo esperanzas claras.

¡Oh mi Dios!
No prohibas que fluya desde mi alma
lo que Tu sembraste en ella.

Si es que llamaste lo humano
soplando toda sensación:
sueño, amor, dicha y encantos
y me diste vida y semejanza
y hombre también me creaste.

Se que debo darte gracias
por el aire y las emociones
por la fe que me da razones
y por el sentir,
sin olvidar que soy hombre.

Pusiste también
Conciencia y pensamientos
Desordenando mi vida
Que vibra como en las trincheras.

Es porque debo vivir
Como luchando por ella.

En mi celda vigilo mis sentimientos
De un posible sueño
Que me hiera el corazón.}
Te pido en la oración
La protección verdadera.


Señor, tu espíritu se mueve en mi,
Con sensaciones instantáneas.
¡Soy yo, que te siento avalado en la semejanza!
¡Vivo como me has creado!
¿porqué el dolor prohíbe que ame
Lo que en mi vive y siento?

Si místico el amor que sembraste
En todas las almas,
¡No es por amor que te olvidamos
La vida nos las das Tú!

ARI

8 comentarios:

  1. <b> ,<i>. <a>,</a></i></b>18:58

    Andreita:
    Tocada y emocionada. Tanta entrega y amor .Ojalá hubiesen otras iniciativas como esta!
    Mutto

    ResponderEliminar
  2. Qué heavy!
    No puedo decir más.
    Debe ser muy extraño estar ahí y compartir con ellos...
    Una linda iniciativa de todos modos.
    La educación y la cultura siempre benefician a la sociedad, incluso a aquellos que se han alejado de ella...
    Suerte!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo00:37

    Y aquí estás denuevo, Andrea, con tu pluma maravillosa, que brota de tu tremenda inteligencia y tu maravillosa sensibilidad.
    El texto es emocionante, y para que decir las poesías. Que bueno que des a conocer los poemas, asi nos damos cuenta que existe gente en las cárceles que no solo tiene un lado malo.

    saludos

    Antonio Ugalde

    ResponderEliminar
  4. Quiubo el poema!

    Qué bien tu vuelta por el ojo.
    besotes.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo14:49

    Nunca me habría imaginado que los presos escriben poemas. En realidad, nunca me he imaginado algo bueno de una persona presa, para mi, o no existen o sn malos por definición. Tu artículo es un aprendizaje que me viene bien. El poema es muy bueno, es un desafío a Dios, una rebeldía contenida.

    Felicitaciones a ti y a los poetas

    Adriana

    ResponderEliminar
  6. Anónimo21:27

    Andreita:
    Sequimos con emoción el taller que estás haciendo en la cárcel; pensamos que realmente no solo tú les regalas esperanza, sino que con cada poesía que nace de ellos , tu te llenas de la maravilla que puede contener el alma humana (aúnque su ser corpóreo esté privado de libertad),
    cuando tiene acceso a esa otra dimensión que te entrega la poesía.
    Cada una de ellas es un regalo para todos nosotros y los lleva a
    ellos y a nosotros a acercarnos al Creador.
    Con cariño y gracias a ti y a ellos.-
    Mutto

    ResponderEliminar
  7. Andrea querida por fin!!!! no cachaba donde, y era aqui. Estoy de estudiante MBA, en medio de una clase de finanzas (dolor!!, sábado 15:32). Me alegra volver a leerte (el profe acaba de preguntar quien dijo México tan lejos de Dios y tan cerca de estado unidos...¿en finanzas? En fin, "Has recorrido toda la comarca desenterrando cántaros de greda y liberando pájaros cautivos entre las ramas" Andrea Chilensis. Ya está, emocionado, que más decir, abrazos maestra.
    (era Marti parece el el dicho...)

    ResponderEliminar
  8. waaa
    que buena onda
    esperando futuras entregas

    ResponderEliminar