viernes, 9 de noviembre de 2007

Presentación

La Carcel de Alta Seguridad de Santiago (CAS) tiene 140 internos. 17 de ellos participan en un taller de literatura. Son hombres que leen y escriben poesía, y que han ido abriendo, con sus versos, una ventana sin barrotes.
Por ahí salen a pasear los días martes.

Simón, Claudio, Wladimir, Manuel, Ari, Fernando, Víctor, Waikilaf, Rafael, Cristián, Jorge, Esteban, Carlos, Eduardo, Osvaldo, Alfredo, Claudio

Llegué a ese lugar sin saber qué ofrecer.
¡Qué hablar de la luna, si ahí no hay luna!
O del sol! que es como prestado, y apenas alcanza a calentar el patio cuando ya desaparece…
¿Cómo hablar de los niños, los adorados ausentes, o de los supermercados, o del 18 de septiembre? …
¿Cómo hablar de inocencia, cuando la culpa está ahí, instalada como un tótem?

Así, no he ofrecido más que un par de textos y poemas, pero he visto asombrada, como hasta la poesía más abstracta ha sido comprendida por todos desde un lugar que desconozco. Desde ese mismo lugar surgió de ellos una poesía fuerte, triste, luminosa y esperanzadora.

Cuando comprendí que no podíamos hablar de nada que no despertara nostalgia, pensé que lo mejor era hablar de todo. Por eso, nos hemos paseado por la belleza, el suicidio, el bien común, el amor, el amor, el amor (como cincuenta veces) la droga, el ajedrez, la guerra, los sonetos, el dinero, la ambición, el odio, la noche, la infancia….

Nuestros aliados han sido de alto vuelo:
Jesucristo, Borges, Homero, Sócrates, Neruda, los profetas –poetas bíblicos, Amado Nervo, Pessoa, San Pablo, Quevedo, la Mistral, Huidobro, Zurita y muchos, que de poder escuchar, estarían sorprendidos por la forma en que germinan sus palabras en la cárcel.

La intención de este blog, es la de ir dando a conocer los poemas escritos durante las sesiones de trabajo, de compartir las conversaciones surgidas en ese mundo de hombres tan diversos, y de contar sus historias. No sólo sus vidas son impresionantes, también lo es el relato que hacen de ellas

En algunos casos, no conozco la razón por la que están encarcelados, ni el tiempo de condena. Sé que la mayoría de ellos es responsable de haber violado la ley y de haber causado sufrimiento, pero percibo también, que hay algunos entre ellos, a quienes el dolor causado les aflige más que la falta de libertad.

Es curioso, pero ahí donde parece que el tiempo estuviera de sobra, las conversaciones siempre versan sobre lo esencial. No hay lugar para el anécdota, lo que aparece son historias de vida, posturas ideológicas, frustraciones, humor del que se ríe de sus desgracias, y anhelos.

Después de este tiempo compartido, en el que hemos intercambiado lecturas y cariño, llego a comprender, que cada uno de nosotros, en su grandeza y en su precariedad, es capaz de contener el universo entero en el corazón.

8 comentarios:

  1. Anónimo21:19

    Andreita:
    estamos profundamente emocionados con la delicadeza que estàs enfocando esta hermosa labor que estàs realizando en la cárcel;en todo esto siento fuerte la mano del Creador........que, a través tuyo, está permitiendo que se les abra a todos ellos esa ventana de esperanza y luz.
    Mutto

    ResponderEliminar
  2. Andrea, nuevamente sorprendente! me parece maravilloso lo que estás haciendo e imagino que para tus alumnos debe ser un momento tremendamente esperado. Detrás de cada uno de ellos hay diverss historias, muchas de dolor, de inocencia y también de culpa. En fin, están ahí y deben hacer que el tiempo pase lo más rápido posible. Felciitaciones!

    Cariños

    Ramón

    ResponderEliminar
  3. Andrea
    Gracias por este regalo de humanidad que nos haces
    Muchos cariños

    ResponderEliminar
  4. una palabra para ti
    “estaba preso y me viniste a ver”
    pienso en esta visita tuya a estos hombres privados de libertad
    no vienes sólo con tu presencia que ya es todo
    llevas contigo una invitación escondida bajo el alma
    tomen papel y lápiz y échense a volar conmigo
    a lo más adentro de la soledad
    a la más alto de la dignidad y la hermosura
    de la palabra con sentido
    “me viniste a ver”
    en este tiempo donde escasean la miradas a los ojos
    vienes tú a poner los tuyos,
    en la mirada de estos hombres nuestros,
    que nadie quiere ve
    no sólo a mirar sus miradas vienes
    sino a desentrañar su alma
    y en ese movimiento me permite a mí,
    mirar desde lejos
    el alma que habla, en la palabra con sentido
    no vienes con una mirada a la rápida
    sino para quedarte para siempre en la memoria de estos hombres
    que en este trance ¿el más amargo?
    pueden decir con el Cristo:
    “estaba preso y me viniste a ver…”
    a los que hacen eso Jesús les llama:
    ¡benditos de mi padre!… ¿sabías?

    ResponderEliminar
  5. Andrea,

    Que interesante.
    Creativahumanabuscandoelangulo...
    Te felicito.
    Estoy seguro que esta es una experiencia enriquecedora para todos... hasta pa'l Gabriel... pero, cuando quieras la dejas no mas...

    En fin, tu fan se hace presente para darte todo mi apoyo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  6. Anónimo14:20

    Andrea,
    Me he quedado gratamente sorprendido de descubrir esta otra faceta de tu persona en este otro blog. ¡Qué maravilloso lo que estás haciendo con tu taller de poesía!.
    Miranda lo ha descrito de forma sublime.
    Ánimo, sigue adelante !! ...que otros irán detrás de tí. O, si prefieres, a tu lado en hacer el bien a los que más lo necesitan.
    Teresa de Calcuta comenzó con un primer paso la gran obra de caridad que la llevó a la santidad.
    No te detengas.
    Gabriel José

    ResponderEliminar
  7. Anónimo21:08

    Gracias por hacer a carlos espinola.mi tio.ver la vida desde otro punto de vista.la literatura.muchas gracias.de jessica espinola.su hermana...

    ResponderEliminar
  8. Andrea, que bonita faceta sería muy bueno realizar una nota hello@uamgzn.com

    ResponderEliminar