lunes, 9 de agosto de 2010

Confianza

                                                                                                      pintura:Maxfield Parrish

En la vida no hacemos más que confiar. Saltamos a la ducha seguros que saldrá agua del grifo, tomamos desayuno sin preguntarnos si el agua está contaminada, y salimos confiados a la calle haciendo fe en el pacto (de vida o muerte) entre nosotros y los otros: todos vamos a parar en la luz roja y a partir en la luz verde. Lo social basa en creerle al otro y en que el otro me crea a mi.   Pequeños "actos de fe" como creer en la fecha de vencimiento del queso, o enormes, -como confiar en que  vamos a despertar de la anestesia- son la base de una vida compartida. Y para que la cosa funcione, que no me engañen ni yo engañe, que no transgredan ni yo trasgreda, que cumplan y que yo cumpla. Pero esas confianzas para funcionar en el mundo, van precedidas por otras que no pidieron nada a cambio. La madre, el padre, las caricias de los abuelos, el regalo bajo el arbolito, estuvieron ahí con su amor, en la certeza de ese amor aprendimos a confiar, y en la herencia de su ejemplo nos volvimos confiables.

"Yo solo confío en mi" dice Rolando, mirando desde unos ojos torvos..."¿y no confiai ni en tu señora?" le pregunta un compañero. "¡¡No confío en nadie, ni le creo a nadie!"...
...y probablemente ya nadie le cree a él.
¿Qué pasó ahí? ¿cómo se vive así? ¿hay una soledad más profunda que esa?

                                                                    
                                      
He sido una persona que confió en demasía
pero varias personas abusaron de dicha confianza
con ello lo que ha ido pasado no es solo el sentido
de sentirse defraudado, sino principalmente el hecho
de que me he ido poniendo más frío y desconfiado 
con personas que probablemente merecían mi confianza,
porque uno va perdiendo la confianza en el poder distinguir.
Por otro lado, yo como persona me creo una persona confiable.
Esto, pues hablo con la verdad, soy leal y honesto,
tres principios en que se basa la confiabilidad

                                                                           Claudio

1 comentario:

  1. EXTRAORDINARIA la introducción... una pena lo que escribe Claudio, me pregunto qué le habrá pasado para llegar a perder la confianza así...

    ResponderEliminar